Líder del Hamás desde mayo de 2017, Ismail Haniya, de 55 años de edad, es uno de los principales actores del conflicto israelo-palestino. Haniya es un hombre más bien parco, sobre todo en los medios de comunicación occidentales, lo que añade aún más importancia a la entrevista concedida a Politique Internationale desde su feudo de Gaza. El hombre que Israel y Estados Unidos consideran oficialmente como un terrorista recusa los ataques de los que es objeto y acusa a su vez: a Israel, obviamente, que en su opinión nunca ha querido la paz con los palestinos; a la comunidad internacional, comenzando por la administración estadounidense, que a su parecer siempre ha sido parcial y nunca ha dejado de apoyar al Estado hebreo; a su gran rival Mahmud Abbas, el Presidente de la Autoridad palestina, a quien considera ilegítimo... Ahora bien, Haniya no es sólo un hombre dispuesto a imprecar. Detrás del discurso militante, se oculta un hombre pragmático que ha reformado la carta del Hamás para excluir los aspectos más visiblemente antisemitas y que parece dispuesto a aceptar la solución de "dos Estados para dos pueblos" - una gran novedad para el movimiento islamista...